Las andanzas de Rodrigo “el curioso” 4

Chapter 4. Libertad y tecnología

La semana pasada Rodrigo fue al centro a realizar un reportaje sobre la Plaza de la Tecnología para la clase de informática. Mientras daba vueltas sobre el edificio, llamó su atención una conversación que sostenía un empleado y su cliente: discutían sobre los costos de softwares de edición.
Aparentemente al cliente le había sorprendido lo caro que llegaba a costar un paquete de edición de video e intentaba conocer la posibilidad de comprarlo en partes. Rodrigo intrigado por el tema, decidió acercarse un poco más y tratar de sacar un poco de información para su informe. Lo que sucedió a continuación lo hizo querer investigar.
El empleado harto de la insistencia de su cliente por rebajar el precio, decidió revelar un secreto único para la ocasión: “¡Ah, ya! Pues en tal caso busqué en Internet algo gratis. Uno de esos software libre“.

En ese momento los ojos de Rodrigo brillaron, dejó de escuchar la conversación y no perdió tiempo; se dirigió directo a su casa para abrir la computadora y navegar en el mar del Internet hasta conocer el significado de esta maravilla.
El tema era inmenso y las noches pasaban como agua. Rodrigo no lograba concretar sus ideas sobre software libre pero su curiosidad pesaban más que su confusión. Una noche algo maravilloso sucedió.
Mientras navegaba por Internet, un objeto dentro de su computadora robó su atención. Un cartoon de ratón apareció en la esquina superior derecha:

-¡Psst! ¡Hey! ¿Necesitas ayuda?
-¿Q.. qué?
– Que si ¿necesitas ayuda?
-Debo de estar muy cansado como para imaginarme cosas… ¡ahora hasta veo a un ratón que me habla!
-¡Oye! No soy cualquier ratón, me llamo Bell y sabes, yo sé mucho sobre lo que buscas. De hecho, sé todo sobre software libre.
-¿Ah si? A ver, demuéstramelo.
-Bueno me parece justo. Pero necesito de tu ayuda, así que con tu Mouse ¡acompáñame!

Conozcamos un poco más del software libre

Día con día el Internet ha cobrado un poder e importancia entre los creadores, productores, distribuidores y usuarios dando como resultado que sea una fuente fundamental para la actividad humana. El campo laboral y creativo, entre otros, tienen fuerte apego en este medio e inclusive exigen a sus postulantes o interesados que formen parte de esta digitalización. Por ende, se han construido programas especializados en ramas específicas, lo que ha sido un gran plus digital, sin embargo sus costos pueden llegar a ser elevados debido a los corporativos que han intentado monopolizar el marcado.

Ante esta situación, desarrolladores han creado el concepto de software libre donde el usuario es aquél que sale beneficiado y no la empresa.
El software libre son todos aquellos programas que cuentan con cuatro libertades que permiten al usuario manipular, ejecutar, mejorar y distribuir sin que haya alguna infracción legal. Dichos principios tienen como común denominador la libre ejerción:

  • Libertad de apropiación: es decir, el usuario puede utilizar el software o programa con cualquier propósito personal.
  • Libertad de estudio: identificar las necesidades propias y la manera en la que dicho software las contrarresta o las cumple y de está manera adaptarlas.
  • Libertad de distribución: se puede recrear las copias necesarias o deseadas sin tener que pagar algún derecho de autor, pues su finalidad es que se comparta.
  • Libertad de mejora: si se detecta alguna falla o inconveniente, el usuario puede realizar las modificaciones y advertir a la comunidad de éstas para que haya un beneficio común.

Si los usuarios gozan de todas y cada una de estas libertades, sin necesidad de haber alguna privación, entonces podemos decir que están haciendo uso de un programa libre.
Ojo, el hecho de que se hable de software libre como un motor que contrarresta la empresas que acapararon el mercado durante varios años, no significa que no sea comercial; al contrario, el propósito principal de todos estos programas es que llegue a todas las entidades y que sea público en todos lo sentidos, pues los software libres se alimentan de su reproducción y de su compartimiento. La libertad no se niega a nadie y mucho menos ahora en un mundo digital.

-¡Hum…! Puede que si tengas razón, pero… ¿por qué me ayudaste?
-Bueno pediste que te demostrara mi conocimiento y lo hice. Aparte, en estos últimos días te he visto muy interesado en el mundo digital y pensé que podría ser tu compañero en este viaje digital. ¿Qué dices?
-Hum… ¡Pero por supuesto! Aunque sólo dime una cosa, ¿acaso ya me volví demente de estar todo el tiempo en la computadora que ahora veo cartoons en mi pantalla que me hablan?
-Ha,ha,ha… para nada, sólo aparezco cuando veo gente interesada. Entonces… ¿es un sí?
-¡Sí!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s