Las andanzas de Rodrigo “el curioso” 2

Chapter 2. Aulas multimedia, más que computadoras “bien padres”

A pesar de que Rodrigo creció en una zona con carencias económicas de la capital mexicana, siempre tuvo una afinidad desde pequeño por la tecnología. Siendo el mayor de cinco hermanos y con una madre soltera que trabajaba jornadas completas, tuvo que hacerse cargo del hogar. No tenía tiempo para trabajar de cerillito como sus compañeros de clase pero el deseo de ingresar al mundo digital y ser portador de dispositivos, le permitió buscar la manera de conseguir dinero; ya sea guardando el dinero del almuerzo o con los “retos” que acordaba con sus amigos.

Es así que poco a poco se hizo acreedor de un walkman, una computadora portátil y un celular con wifi. Una vez dentro del mundo digital, Rodrigo descubrió no sólo una herramienta para descargar música o videojuegos gratis, sino un estilo de vida que le fascinaba. No podía esperar el momento de salir de clases, para llegar a su casa y navegar en el extenso mar de números binarios que le abrían todos los días puertas a nuevas formas de conocimiento. Rodrigo es lo que podemos decir un geek.

Su madre se aterraba al ver que su hijo pasaba más tiempo en Internet que socializando con sus amigos; inclusive cuando cuidaba a sus hermanos, tenía su celular o su computadora al alcance. Lo que su madre desconoce, es que Rodrigo tiene una red social impresionante con sus compañeros de clase y con gente externa. Socializar no es un problema para él.

Una vez intentó dejar la escuela para sumergirse en el mundo alterno, su madre inmediatamente lo negó. El único contacto que Rodrigo tiene con el mundo real, es la escuela y su madre no iba a permitir que su hijo se desenchufará. Por ende, estaba obligado a cumplir con su horario escolar o sería reprimido con lo que él denominaba la era de piedra: no Internet, no celular, no computadora, no walkman.

Aulas multimedia

Cuando Rodrigo conoció la semana pasada el significado de los diferentes modos de enseñanza que propone André Giordan, le entro curiosidad por conocer las aulas multimedia y desde entonces no ha podido sacar de su cabeza la pregunta, ¿qué son las aulas multimedia?

Seguramente su mundo está de cabeza. Lo que el creía una simple rutina cotidiana de ir a la escuela, se ha convertido en un objeto de análisis, o mínimamente, de interpretación. Así que para que Rodrigo no se de un tiro o se aviente del tercer piso del plantel, veamos que es lo que se dice de las famosas Aulas Multimedia.

Es un espacio destinado a la formación de la comunidad universitaria como usuarios dotados de conocimientos específicos en el uso de las tecnologías del aula para implementarlas en proyectos destinados a fines educativos y formativos. Es decir, que el aula funja como una herramienta por parte de estos usuarios a la hora de la elaboración de proyectos, tareas, trabajos, por mencionar algunos ejemplos.

Lo que en esta ocasión está omitiendo la Universidad Autónoma de Madrid es la parte fundamental por la cual las Aulas Multimedia logran tener un éxito entre sus usuarios y acreedores de sus herramientas y a esto me refiero al lado formativo y fundamental. La interactividad, la construcción de redes interactivas entre el usuario y la formación. De acuerdo con el Dr. Mauricio Andión, un aula multimedia no es más que “un aula es un espacio de interacción social donde se producen procesos socio-educativos estructurados sistemáticamente para formar sujetos de acuerdo con un habitus determinado. Un aula multimedia, en este caso, debe entenderse como un espacio dispuesto con los mismo fines, pero transformada por un tipo de acción pedagógica ajustada al nuevo paradigma tecnológico digital” (Andión, 2006, p. 111).

En este sentido, el término de Aula Multimedia va cobrando una relevancia más social, más pedagógica y no tan institucionalizada. Desde esta mirada, se entiende a las Aulas Multimedia como espacios de estimulación, de aprendizaje continuo y sistematizado pero que no comprende desde la importancia del profesor, sino desde el descubrimiento autónomo de los alumnos desde la guía del profesor.

Se habla de cambiar, o más allá de eso, de reestructurar habitus[1] con el fin de que el proceso de aprendizaje no quede en un nivel superficial de los alumnos. Que no sea una enseñanza o un aprendizaje como todos los modelos existentes, que sólo buscan informar o saturar de conocimiento por hacerlo. Sino más bien, habla de una apropiación por parte de los alumnos o de los usuarios, ante las tecnologías, ante el aula. Que la sientan suya, parte de ellos, que por ellos ella está ahí. Porque ¿de qué sirve invertir tiempo y dinero en un Aula Multimedia si no hay un sentir de comunidad por parte de los usuarios?

Un Aula Multimedia representa no sólo un modelo de aprendizaje nuevo que conforma las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), sino también un nuevo panorama para entender la formación educativa, el aprendizaje en pleno siglo XXI. Rodrigo, ahora más que nunca, está consciente de que no sólo va la clase de Español ha pasarla bien con la forma de aprendizaje que esta ejerciendo en el aula, sino que está comprendiendo el funcionamiento de su aula para poder comprender el sentido comunitario que está comprendiendo con sus compañeros, con la tecnología, con los contenidos y con su profesor.

por Estefanía García Sedano García

[1]Por habitus se entiende como “sistema de disposiciones adquiridas por medio del aprendizaje implícito o explícito que funciona como un sistema de esquemas generadores, genera estrategias que pueden estar objetivamente conformes con los intereses objetivos de sus autores sin haber sido concebidas expresamente con este fin” (Bourdieu, 1990, p. 141).

Anuncios

¿Para qué sirven las redes sociales?

Lon Safko, experto en mercadotecnia, menciona en su libro The Social Media Bible que definir el concepto de red social ha resultado muy complejo, el autor nos dice que la gran mayoría de las personas no podría definir este concepto, incluso que los expertos en el tema tampoco han llegado a un acuerdo en cuanto a que son las redes sociales y para qué sirven, sin embargo a pesar de esta situación los usuarios de internet están conscientes que estas plataformas son de gran influencia varios aspectos de su vida profesional, escolar, intelectual, etc.

Safko encuentra una respuesta sencilla a una pregunta muy compleja ¿Qué son las redes sociales?, en principio la respuesta parecería más que obvia, son las plataformas que utilizamos para socializar, pero a que nos referimos cuando hablamos de una red social. El concepto social hace alusión a la necesidad básica e instintiva del ser humano de mantenerse en contacto con otros, de interactuar, de intercambiar ideas, opiniones sentimientos, etc. Red o Media, se trata del soporte a través del cual los seres humanos hacemos estas interacciones o socializamos, es decir, es la tecnología que utilizamos para ponernos en contacto con los demás.

Entonces una red social, no sería otra cosa más que una nueva serie de herramientas que nos permiten interactuar, de mejor y más rápida manera, con otras personas. Cabe mencionar que las redes sociales son una vía doble de comunicación, ya que existe una retroalimentación, esto gracias a que una persona puede compartir una idea y en cuestión de segundos entablar un debate virtual.

Un actual ejemplo de una red social por excelencia es Facebook, una plataforma que te permite crear un círculo personas con las cuales compartir fotos, ideas, noticias, etc. ya sea con un determinado número de personas o con cualquier usuario registrado. Esta interacción vía Facebook inicia con una solicitud de amistad por parte de un usuario y en caso de que lo que otros usuarios compartan o publiquen en su espacio no nos resulte interesante o agradable basta con eliminar esa amistad para cortar el vínculo virtual que nos une.

Twitter es otro claro ejemplo de los que las redes sociales representan actualmente, a través de esta plataforma con un límite de 140 caracteres los usuarios tienen la posibilidad de publicar ideas breves y concisas en tiempo real, en esta red existe un principio de simplificación de los mensajes, ya que no permite una gran extensión de texto, pero si da la facilidad de reforzar lo que se dice a través de imagen y video.

Pero tomando en cuenta los aspectos que hemos abordado de las redes sociales, ¿no sería la aplicación Whatsapp otro ejemplo de éstas?, si bien es una aplicación diseñada únicamente para los llamados smartphones y bajo la premisa de mensajería instantánea sin costo y vía internet, Whatsapp es también una aplicación que te permite formar grupos de conversación con determinado número de usuarios, al mismo tiempo te permite compartir archivos de audio y video, así como fotografías, así como no olvidemos que la aplicación nos permite personalizar la apariencia de nuestro espacio de conversación y también nos brinda la oportunidad de tener una fotografía de perfil con la cual ser reconocidos, así como un nombre usuario y hasta compartir un estado, que no es otra cosa que una frase con la cual los demás usuarios nos pueden identificar.

En este sentido Whatsapp podría ser considerada como una red social, ya que el principio fundamental es el mismo, mantenernos comunicados, en contacto con otros seres humanos, quizá su capacidad para compartir archivos virtuales no sea la misma que tienen Facebook, Twitter o Youtube, pero su eficacia al momento de mantener una comunicación es la misma.

Como vemos las redes sociales no se tratan de otra cosa más que de comunicar, comunicarnos con nuestros similares de manera rápida, casi inmediata sin importar tiempo ni espacio, en un mundo con un ritmo de vida vertiginoso se trata de transmitir mensajes de la manera más breve y eficaz posible, se trata de compartir nuestras historias, experiencias, emociones, a través de un soporte infinito como lo es internet, o como lo llama Manuel Castells en su libro Comunicación y Poder la autocomunicación de masas.

 

Por Diego Villamar

 

Las andanzas de Rodrigo “El curioso” 1

Chapter 1. No es que no me gusta, no me acomoda

Rodrigo es un chico de diecisiete años que está cursando el segundo año de la preparatoria en el CCH Sur. Todos los días se levanta a las seis de la mañana para bañarse, cambiarse, desayunar y salir directo a la parada del camión que lo deja justo en frente del plantel. Todos los días, de lunes a viernes, hace el mismo ritual un tanto tedioso y cansado para Rodrigo. Le parece incomprensible tener que llegar a las ocho de la mañana para tomar la clase que más aborrece en su tira de materias. No ve sentido alguno en tener que sentarse en un salón de clases para escuchar a su profesor recitar los más dulces poemas del libro de Matemáticas II. ¿No podrá existir la posibilidad de saltar, omitir, renunciar a esa materia para continuar con la siguiente hora que es su preferida?

Lo cierto es que Rodrigo odia tanto las matemáticas como la mayoría de los jóvenes de su edad. Tener que aprender fórmulas una y otra vez, recitarlas como cantos gregorianos, para después tener, obligadamente, que escribirlas en su cuaderno cuadriculado que tanto odia cargar en su mochila. Para Rodrigo sería más fácil si todo fuera como la clase de Español que toma en aquella “aula con computadoras bien padres”. Le parece fascinante entrar a la red, buscar la información sobre el tema que la profesora les da y navegar entre todos aquellos links, ventanas y textos que se hacen parecer a un mundo totalmente diferente, un mundo virtual.

Seguramente, la razón principal por la cual Rodrigo sigue asistiendo todos los días a las ocho de la mañana, es para poder llegar puntual a su clase preferida de las nueve. Aunque eso implique tener que pasar por el tormento más tedioso de sus cortos diecisiete años, la clase de matemáticas dos con el profesor de grandes anteojos y aspecto inglés.

Lo que desconoce Rodrigo, así como algunos cuantos de sus compañeros que comparten las mismas ideas que él en el receso de las once, es que lo que está experimentando son diferentes modelos de aprendizaje. Está, en dos horas, confrontando dos modelos totalmente diferentes desde su raíz de construcción.

Modelos de enseñanza

Lo primero que tiene que saber Rodrigo es que existen, de acuerdo a la teoría propuesta por André Giordan (1995), tres tipos de modelos de aprendizaje. De los cuales, dos de ellos, los está experimentando dentro de las primeras dos horas de su estadía en la preparatoria. “La primera de ellas se basa en la idea de una transmisión frontal de los conocimientos” (Giordan, Marzo 1995, p. 1), es decir, que el profesor será el portador del conocimiento que distribuirá al alumno de una manera lineal donde cada etapa de los contenidos se presentan en cuadros de objetivos. Conforme va avanzando el curso, los conocimientos se van enfocando cada vez más en bloques preciso que el profesor será quien tenga la palabra del conocimiento. Rodrigo podría identificar este modelo de aprendizaje como aquél que toma en la primera hora.

Ahora bien, el segundo y tercer modelo son totalmente dispares al primero. El segundo “se basa en un entrenamiento promovido al rango de principio de aprendizaje” (Ídem), lo que indica que el estímulo-respuesta está basando en la idea del condicionamiento y del refuerzo del alumno. Giordan lo identifica como la pedagogía del ejercicio.

Finalmente el tercer postulado, y el cual se identifica más con la segunda hora que Rodrigo tanto espera cada mañana, se hace llamar la pedagogía de la construcción, ya que “esta sigue las necesidades espontáneas y los intereses de los alumnos. Proclama su libre expresión, su creatividad y su saber ser” (Ídem). Justamente estos últimos tres conceptos son aquellos que hacen que Rodrigo se interese cada vez más en la clase de Español, pues en este espacio él y sus compañeros tienen el poder de elección de la información, de la reconstrucción de la misma y de la jerarquización. En esta aula, se permite que los alumnos ejerzan su propio ritmo.

Para Rodrigo este espacio de libertad y expresión, en palabras de Giordan, puede conocerse como únicamente el “salón de las computadores donde te la pasas bien padre”, pero lo que aún desconoce es que para los estudiosos del ámbito en la rama de la comunicación educativa tiene un nombre que connota una importancia aún mayor que un simple salón y, más bien, lo vislumbran como un laboratorio donde los más fascinantes experimentos del conocimiento se llevan acabo: el Aula Multimedia.

La siguiente semana, Rodrigo sabrá por primera vez lo que representa un Aula Multimedia y podrá esclarecer todas aquellas dudas de porque le gustaba más la clase de Español que la de Matemáticas II. Dale seguimiento a esta fascinante historia del chico de preparatoria que se incursionó en el ámbito de la educación sin darse cuenta.

por Estefanía García-Sedano

De Hotmail, pasando por Google Drive, hasta llegar a Dropbox, ¿Qué es la nube en internet?

La llamada nube es un software conformado por un conjunto de servidores, que a su vez están enlazados a una conexión de internet, en conjunto estos servidores forman una red que procesa y almacena la información en grupos masivos. En sí la nube no la percibimos, ya que accedemos a ella de forma casi desapercibida, un ejemplo de ésta es el correo electrónico, proveedores como Gmail u Outlook forman parte de esta nube, ya que brindan la posibilidad de almacenar archivos en la cuenta de correo electrónico, sin ocupar espacio en el disco duro del dispositivo que se esté usando.

Los archivos almacenados se encuentran en la red, ahí se archivan y se guardan, permitiendo acceder a ellos a través de cualquier dispositivo, incluso de uno móvil, llámese Tablet, Smartphone, es como si los archivos se pudieran administrar a control remoto, desde cualquier lugar y en cualquier momento. De esta manera prácticamente cualquier usuario de internet hace uso de la nube, sin ser necesario una especialización técnica.

Cabe señalar que como cualquier software, esta red de almacenamientos presenta ciertos riesgos e inconvenientes. Uno de ellos es que los archivos se encuentran en la red a disposición de casi cualquier persona, por lo que la privacidad es relativa, el riesgo a que una cuenta de correo sea hackeada y se robe información es latente. Otro inconveniente es que para hacer uso de la nube es necesario estar conectado a internet, de otra forma el acceso a los archivos almacenados se hace imposible. También la cuestión de propiedad intelectual es uno de los puntos débiles de este software, ya que la información queda almacenada en servidores globales, causando que el autor del material tenga menos control sobre éste.

Pero también es necesario señalar las ventajas de este almacenamiento masivo. En primer lugar como hemos mencionado el uso del hardware para transportar archivos puede llegar a suprimirse, las cuentas de correo electrónico como Gmail brindan espacio suficiente para almacenar una cantidad importante de archivos. Otra ventaja es que la actualización de estas plataformas se hace sin la intervención del usuario, prácticamente pasa desapercibida y sin interrupción del servicio. Una ventaja más es la gratuidad del servicio, basta con conectarse a internet y abrir una cuenta de correo electrónico para usar la nube, la portabilidad es otra ventaja, como habíamos mencionado anteriormente cualquier dispositivo móvil o fijo que tenga conexión a internet es suficiente para acceder a los archivos almacenados.

Actualmente las cuentas de correo electrónico convencionales, como fueron Outlook, Gmail, Yahoo, etc. no representan las únicas alternativas para el archivamiento de información en la red, hoy en día existen opciones como ICloud, para usuarios de Mac, Dropbox, We Transfer y Google Drive, que permiten el almacenamiento e intercambio de archivos pesados que en plataformas convencionales son difíciles de almacenar. Sin embargo en el caso de Dropbox, si el usuario requiere más capacidad de almacenamiento es necesario pagar por ésta.

Como hemos visto este software tiene ventajas y desventajas, pero es necesario hablar de su utilidad en la educación académica. La nube no sólo representa un medio de almacenamiento de archivos, también puede ser una plataforma de interacción entre el alumno y el docente. A través de estas plataformas puede existir una comunicación que rebase el espacio físico de las aulas, si bien esto también se puede lograr con el uso de las redes sociales, la nube, por ejemplo Dropbox, representaría un espacio más íntimo, en el que un número restringido de usuarios compartirían una misma carpeta de archivos, propiciando una experiencia de interactividad, pero sin los distractores que en ocasiones en las redes sociales existen. Sin darnos cuenta todos utilizamos la nube en internet, pero para un mejor aprovechamiento del software es conveniente mantenernos informados más al respecto de las novedades que día con día van apareciendo.

 

por Diego Villamar.

Bienvenidos sean internautas

El Laboratorio: Aula Multimedia les da la cordial bienvenida a este blog que representa un espacio continuo para la experimentación educativa, la producción de material didáctico multimedia y la difusión de cultura digital.

Desde el primer momento que abrimos las puertas, un 31 de marzo de 2004 con la colaboración de la Coordinación de Educación Continua y a Distancia (CECAD), hemos tenido el claro propósito de difundir cultura digital entre la comunidad universitaria de la Universidad Autónoma Metropolitana, Xochimilco (UAMX) a través de cursos, talleres y diversos programas y proyectos académicos que integren la investigación, la docencia y el servicio.

En una década este espacio ha evolucionado y actualmente opera como un laboratorio en sinergia con un aula multimedia, donde se experimenta con modelos de enseñanza, se imparten cursos y talleres sobre cultura digital multimedia, se presentan materiales educativos multimedia, se investiga sobre la didáctica de los saberes digitales y los procesos de apropiación de las TIC en el medio universitario. Al mismo tiempo, se desarrollan objetos de aprendizaje, se producen materiales didácticos multimedia y se difunde cultura digital a través de su portal y de las diversas actividades que realiza su personal para mantener a su comunidad de usuarios atentos e interesados en lo que hace y comunica el LAM de la UAMX.

A 10 años de su fundación, la misión y la visión de este proyecto académico se han cumplido con creces. Aplicando un modelo autóctono de gestión académica[1], en este momento, el LAM cumple funciones de docencia, investigación, difusión cultural y gestión académica y se vincula en con una red de proyectos y programas académicos dentro de la UAMX. El siguiente paso es consolidar los logros alcanzados y proyectar el laboratorio a un plano global.

Por ende, es importante fortalecer nuestro portal a través de un blog cuyo objetivo es recrear una atmósfera interactiva entre los usuarios recurrentes de LAM, y la comunidad universitaria, con publicaciones sobre noticias, novedades, reportajes, ensayos y demás artículos, que tienen una fuerte vinculación con la educación y la tecnología. De este modo reforzar una comunidad virtual a través de comentarios, sugerencias y, sobre todo, de la migración de información a otras plataformas por parte de nuestros usuarios, para un mayor impacto global.

 

 

Responsable del proyecto: Dr. Mauricio Andión Gamboa[2]

Apoyo Técnico: Lic. Juan Manuel Linares; M. D. E. Guadalupe Gatica

 

 

 

 

[1]El modelo de Universidad Nodo desarrollado por el Dr. Mauricio Andión Gamboa.

[2] Profesor Investigador Titular del Departamento de Educación y Comunicación; Jefe del Área de Investigación Educación Comunicación Alternativas; Director de la revista Reencuentro: Análisis de problemas universitarios de la División de Ciencias Sociales y Humanidades, en la Universidad Autónoma Metropolitana, Xochimilco.