Artículo: Panorama general de las herramientas digitales en la educación

Por: Estefanía García Sedano

En los últimos diez años ha surgido un nuevo paradigma tecnológico que trajo consigo la redefinición de la sociedad. Es decir, las prácticas económicas, sociales y políticas comienzan a emerger en el terreno de la virtualidad para dar pie a una nueva conceptualización del poder adquisitivo: la acumulación de la información para el desarrollo.

Entre más información poseas, más rico eres. Lo anterior afecta, por ejemplo, en las relaciones sociales pues las barreras geográficas desaparecen para propiciar intercambios culturales, científicos, educativos, entre otros, basados en un lenguaje universal que tiene como característica la digitalización. Ahora se habla de la sociedad del conocimiento.

A la par que se da este nuevo paradigma tecnológico, se da un paradigma educativo. La forma de concebir la enseñanza cambia por completo, ahora la atención no está centrada en el profesor como expositor de información, ni en la acumulación de información por parte del estudiante. Sino en el proceso de aprendizaje y construcción de conocimiento específico que desarrollan los estudiantes a través de…

Para leer artículo completo haz click aquí

Las andanzas de Rodrigo “el curioso” 5

Chapter 5. Jargon File

Últimamente la mamá de Rodrigo parece preocupada por él. En la semana, lo ha visto una vez al día y eso porque la cena es un ritual familiar. Cuando Rodrigo regresa de la escuela, lo primero que hace es ir a la cocina por una botella de agua y subir inmediatamente a su cuarto sin saludar tan siquiera al perro. Parece ser que el miedo más grande de su madre se ha vuelto realidad: aquella máquina negra de dimensiones pequeñas ha logrado absorber a su hijo a tal grado de que ahora habla solo con su amigo imaginario Bell. ¿Acaso la juventud ya no disfruta del aire libre como lo hacían en los tiempos de su madre? ¿Acaso Rodrigo realmente creyó que la realidad se gestaba en la virtualidad? O… ¿tenía algo más que ocultar?

Ciertamente Rodrigo estaba pasando por una etapa de su vida en la que quería descubrir más acerca de los misterios de la vida digital. No estaba metido en drogas ni iba a fiestas con alcohol como los chicos de su edad. Su pecado era querer saber más de aquellos números binarios que agrupados y decodificados, son un mundo nuevo.

Un día su madre desesperada forzó la puerta del cuarto de Rodrigo y decidida a entrar, lo hizo. Rodrigo ni se inmutó; los audífonos y la música a todo volumen lo sumergían en ese viaje digital. Su madre se acercó sin tocarlo para observar qué estaba haciendo su hijo, cuando vio su pantalla ni parpadeo: ola de números era lo que observaba Rodrigo y su madre. Hipnotizada por los números se iba acercando cada vez más a la pantalla al grado de topar con Rodrigo y meterle un tremendo susto.

-¡Mamá! ¡¿Qué haces aquí?!
-¡¿Qué es eso?!

Rodrigo nervioso no pudo contestar y sólo observaba a su mamá, intentado encontrar las palabras correctas. En ese instante, su madre sale del trance que la mantuvo cinco minutos y volteó a ver a su hijo.

-¿Porqué no empiezas por la verdad? ¿Porqué no empiezas explicándome porque pasas en frente de mi como si fuera un fantasma para venir a recluirte a tu cuarto?

Rodrigo baja la mirada y acepta decirle toda la verdad, aunque ello pudiera conllevar tres semanas de castigo.

Hackers: una subcultura digital

-Hay un mundo nuevo que existe en la red, conformada por usuarios que interactúan entre ellas y forman comunidades virtuales con relación a gustos y preferencias delimitadas. Algunos prefieren ver videos en YouTube de música rock y exponer sus gustos por medio de comentarios positivos o negativos; otros prefieren entrar a foros de discusión sobre temas de cine o software libre para conocer cuales son las nuevas tendencias de ese campo; hay otros, que nos gusta estar fuera de la vista común y normal de estas comunidades virtuales. Estamos quienes vemos el lenguaje multimedia como una forma de libertad en este mundo, donde no hay reglas y las que hay, no importan. Somos una comunidad virtual escondida, somos hackers.
“Nuestro propósito principal es crear software que beneficien a los usuarios de la red, facilitarles la vida digital por decirlo así. Buscamos el reconocimiento de nuestros iguales y somos totalmente fieles a nuestra comunidad. No vamos por ahí intentando robar el trabajo de nuestros colegas, sino al contrario retroalimentamos los trabajos para perfeccionarlos y que funcionen al cien. Ya sabes lo que dicen, dos o tres manos son mejor que una.
“Aunque no lo creas existe un diccionario para hackers, lo llamamos jargón file y define cualquier concepto que envuelve este mundo. Todo tiene inicio en 1961 en el MIT cuando los estudiantes de computación empezaron a coincidir en el laboratorio o en los clubes para crear cosas nuevas. Cosas que estuviera fuera de la ley y que tuvieran un beneficio social. Ha decir verdad grandes aportaciones han salido de las comunidades hackers, por ejemplo sistemas operativos (Linux) con la misma o mayor calidad a los comerciales (Windows o Mac). Y lo mejor es que no tiene costo alguno, porque entre la comunidad hay normas indispensables que definen a la comunidad como un modo de vida positivo.  Entre ellas está que el acceso a las computadoras debe ser ilimitada, la información debe ser libre (sobre todo porque ahora la información es poder y cuanto más esté al alcance de la sociedad mejor), desconfiar de las autoridades porque solo son vasallos de los opresores, y crear arte y belleza a través del lenguaje multimedia. Estos son algunos puntos.
“No es que esté haciendo nada malo mamá, sólo estoy intentando cambiar la vida de los demás ayudándolos. Algunos lo hacen donando dinero, sangre o ropa; otros haciendo buenas caridades como enseñar gratuitamente a personas y nosotros, lo hacemos mediante la red.

-No pensé que te importara la sociedad hijo. Todo el tiempo conectado a esta computadora pero ahora sé lo que haces y sólo quiero decirte algo, me siento orgullosa de ti.
-Gracias mamá.

Las andanzas de Rodrigo “el curioso” 4

Chapter 4. Libertad y tecnología

La semana pasada Rodrigo fue al centro a realizar un reportaje sobre la Plaza de la Tecnología para la clase de informática. Mientras daba vueltas sobre el edificio, llamó su atención una conversación que sostenía un empleado y su cliente: discutían sobre los costos de softwares de edición.
Aparentemente al cliente le había sorprendido lo caro que llegaba a costar un paquete de edición de video e intentaba conocer la posibilidad de comprarlo en partes. Rodrigo intrigado por el tema, decidió acercarse un poco más y tratar de sacar un poco de información para su informe. Lo que sucedió a continuación lo hizo querer investigar.
El empleado harto de la insistencia de su cliente por rebajar el precio, decidió revelar un secreto único para la ocasión: “¡Ah, ya! Pues en tal caso busqué en Internet algo gratis. Uno de esos software libre“.

En ese momento los ojos de Rodrigo brillaron, dejó de escuchar la conversación y no perdió tiempo; se dirigió directo a su casa para abrir la computadora y navegar en el mar del Internet hasta conocer el significado de esta maravilla.
El tema era inmenso y las noches pasaban como agua. Rodrigo no lograba concretar sus ideas sobre software libre pero su curiosidad pesaban más que su confusión. Una noche algo maravilloso sucedió.
Mientras navegaba por Internet, un objeto dentro de su computadora robó su atención. Un cartoon de ratón apareció en la esquina superior derecha:

-¡Psst! ¡Hey! ¿Necesitas ayuda?
-¿Q.. qué?
– Que si ¿necesitas ayuda?
-Debo de estar muy cansado como para imaginarme cosas… ¡ahora hasta veo a un ratón que me habla!
-¡Oye! No soy cualquier ratón, me llamo Bell y sabes, yo sé mucho sobre lo que buscas. De hecho, sé todo sobre software libre.
-¿Ah si? A ver, demuéstramelo.
-Bueno me parece justo. Pero necesito de tu ayuda, así que con tu Mouse ¡acompáñame!

Conozcamos un poco más del software libre

Día con día el Internet ha cobrado un poder e importancia entre los creadores, productores, distribuidores y usuarios dando como resultado que sea una fuente fundamental para la actividad humana. El campo laboral y creativo, entre otros, tienen fuerte apego en este medio e inclusive exigen a sus postulantes o interesados que formen parte de esta digitalización. Por ende, se han construido programas especializados en ramas específicas, lo que ha sido un gran plus digital, sin embargo sus costos pueden llegar a ser elevados debido a los corporativos que han intentado monopolizar el marcado.

Ante esta situación, desarrolladores han creado el concepto de software libre donde el usuario es aquél que sale beneficiado y no la empresa.
El software libre son todos aquellos programas que cuentan con cuatro libertades que permiten al usuario manipular, ejecutar, mejorar y distribuir sin que haya alguna infracción legal. Dichos principios tienen como común denominador la libre ejerción:

  • Libertad de apropiación: es decir, el usuario puede utilizar el software o programa con cualquier propósito personal.
  • Libertad de estudio: identificar las necesidades propias y la manera en la que dicho software las contrarresta o las cumple y de está manera adaptarlas.
  • Libertad de distribución: se puede recrear las copias necesarias o deseadas sin tener que pagar algún derecho de autor, pues su finalidad es que se comparta.
  • Libertad de mejora: si se detecta alguna falla o inconveniente, el usuario puede realizar las modificaciones y advertir a la comunidad de éstas para que haya un beneficio común.

Si los usuarios gozan de todas y cada una de estas libertades, sin necesidad de haber alguna privación, entonces podemos decir que están haciendo uso de un programa libre.
Ojo, el hecho de que se hable de software libre como un motor que contrarresta la empresas que acapararon el mercado durante varios años, no significa que no sea comercial; al contrario, el propósito principal de todos estos programas es que llegue a todas las entidades y que sea público en todos lo sentidos, pues los software libres se alimentan de su reproducción y de su compartimiento. La libertad no se niega a nadie y mucho menos ahora en un mundo digital.

-¡Hum…! Puede que si tengas razón, pero… ¿por qué me ayudaste?
-Bueno pediste que te demostrara mi conocimiento y lo hice. Aparte, en estos últimos días te he visto muy interesado en el mundo digital y pensé que podría ser tu compañero en este viaje digital. ¿Qué dices?
-Hum… ¡Pero por supuesto! Aunque sólo dime una cosa, ¿acaso ya me volví demente de estar todo el tiempo en la computadora que ahora veo cartoons en mi pantalla que me hablan?
-Ha,ha,ha… para nada, sólo aparezco cuando veo gente interesada. Entonces… ¿es un sí?
-¡Sí!

Artículo: La didáctica de los saberes digitales: el enfoque andragógico

Por: Mauricio Andión Gamboa

La actualización, capacitación y formación de adultos mayores en el uso apropiado de las TIC debe estar fundada en una didáctica con un enfoque andragógico que adapte las características y potencialidades de la tecnología digital a las condiciones y necesidades de las personas de la “tercera edad”.

La cuestión andragógica
Vista desde el punto de vista demográfico la sociedad mexicana vive un momento en el que más jóvenes han existido en la historia. Sin embargo en poco tiempo la tasa de envejecimiento de la población comenzará a acelerarse inexorablemente en nuestro país.

De acuerdo con datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en 1950 el porcentaje de envejecimiento entre la población mexicana fue de 7.1 por ciento; en 1975 descendió a 5.7, en 2000 subió a 6.9. En 2014 el monto de personas de 60 años y más es de 11.7 millones, lo que representa 9.7 % de la población total. Durante el segundo trimestre de 2014, la tasa de participación económica de la población de 60 años y más es de 33.7 por ciento. Para el año 2025 los adultos mayores representarán el 13.9 por ciento del total, y en 2050, a 26.5 por ciento.

En menos de tres décadas la cuarta parte de la población mexicana pertenecerá al grupo de los adultos mayores. Un grupo demográfico que tendrá necesidades especiales y demandará bienes y servicios adecuados a su edad. Pero para que participen productivamente en la sociedad y como consumidores responsables en el mercado…

Para leer artículo completo haz click aquí

Artículo: La apropiación social de las TIC a la educación como problema de investigación

Por: Mauricio Andión Gamboa

Resumen:

En este ensayo se problematiza como objeto de investigación, el tema de la apropiación social de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en la educación formal. Se plantea que el cambio de paradigma en la educación, derivado de la revolución tecnológica, hace necesario la modernización-informatización del campo educativo, la escuela, y particularmente, de las aulas donde se producen los procesos educativos. Consecuentemente, se justifica el diseño y desarrollo un programa de investigación que busque reflexionar teóricamente sobre el problema y aportar información empírica para entender las complejidades del proceso de difusión-integración-apropiación de los nuevos medios digitales en ámbito escolar, así como aplicar este conocimiento en programas y proyectos educativos concretos.

Palabras Clave:

TIC, nuevos medios digitales, educación formal, escuelas, aulas multimedia

Abstract:

This paper analyses the integration of ICT into formal educational. It demonstrates how changes in current educational paradigm derived form the digital revolution pushed forward the modernization-informatization of education, schools, and classrooms where educational processes take place. Therefore, it is justified to develop a research program design to think about this theoretical problem and to produce information on the complexities of diffusion-integration-appropiation of new media inside scholarly settings, as well as, applying this knowledge in specific educational programs and projects.

Key Words:

ICT, new media, formal education, schools, multimedia classrooms

Para leer artículo completo haz click aquí

Las andanzas de Rodrigo “el curioso” 3

Chapter 3. No son sólo cuentos

Rodrigo y su familia tienen un ritual que no pueden dejar pasar: ir todos los domingos a casa de sus abuelos a comer. Para Rodrigo ir a casa de sus abuelos no es su actividad preferida por tres posibles razones: 1. Más que comida es tardeada y pasa demasiado tiempo lejos de la tecnología; 2. Odia tener que escuchar las anécdotas interminables de su abuelo; 3. El transcurso de Ciudad Neza hasta la de sus abuelos en Coacalco, le parece agotador. Tal vez sería más fácil si tuviesen coche.

Lo cierto es que estas tres posibilidades son las razones exactas por las cuales Rodrigo no espera con ansias el domingo, hasta que un día su abuela lo hizo cambiar de parecer.

Habían terminado de comer y como era habitual Rodrigo se encontraba recostado en el sillón cuando su abuelo se paró de la mesa y se dirigió a su sillón preferido para comenzar la historia del día.

Cuando Rodrigo intentó escapar, su abuela lo interceptó y le dijo “Hace mucho tiempo, escuché a dos hombres discutir… No recuerdo bien de qué era, pero uno le dijo al otro “el pasado está escrito en la memoria y el futuro está presente en el deseo”. Alguna vez te has puesto a pensar que las anécdotas de tu abuelo tienen un ¿por qué? y un ¿para qué?

En ese momento a Rodrigo le cayó el veinte y su curiosidad empezó a crecer. Se sentó en el sillón y escuchó la anécdota completa de su abuelo sobre su experiencia juvenil en la revolución.

En cuanto llegó a su casa comenzó a investigar más a fondo sobre la revolución mexicana. Una vez terminada se preguntó: “y… ¿por qué hay computadoras en las Aulas Multimedia?

Inicios del Aula Multimedia

Lo cierto es que las Aulas Multimedia surgen gracias a diferentes factores que fueron conjuntándose con el paso del tiempo hasta llegar a como hoy las conocemos. Uno de estos factores es la invención de la computadora y su implementación en el ámbito educativo, como una medida de actualización de contenidos y del mismo sistema. Sin embargo, el inconveniente fue que se introducen las computadoras como facilitadores de enseñanza sin una capacitación adecuada de lo que representaban estas máquinas.

El principal problema con el cual se enfrentan las instituciones de educación gira entorno al hecho de que “se introducen las nuevas tecnologías sin conocer bien los efectos de su uso en el aprendizaje, en el currículum y en la organización de la propia institución” (Monroy, Pérez & Ramírez, 2005, p. 105). Fue un gran reto que representó en la educación norteamericana en los años sesenta, pero la decisión de superación y de estimulación ante tal invención, superó cualquier tipo de barrera y permitió que con el avance de los años se fuera mejorando.

En los siguientes años, la computadora fue tomando cada vez más importancia dentro de las aulas de la escuela. Ya no se veía como aquél monstruo de grandes circuitos y maquinaria un tanto pesada, sino más bien como el futuro revolucionario que podría traer a la educación. De acuerdo con Monroy, Pérez & Ramírez, fue justo diez años después de su implementación en el ámbito educativo que tuvo gran resonancia gracias al rediseño que tuvo los contenidos y el software. Por esta época “se buscaban modelos de interacción que resultarán más abiertos de manera que el propio usuario pudiera controlar su paso por el programa” (Ídem).

Desde un inicio, la inclusión de las computadoras al ámbito educativo buscaba la interacción de los usuarios con el contenido. Los modelos tradicionales ya se veían obsoletos y monótonos ante este nuevo modelo de aprendizaje; un modelo que traía consigo muchas promesas y grandes proyectos en mente.

En los siguientes veinte años, la computadora fue adquiriendo mayor prestigio e importancia no sólo en el ámbito social, sino en el ámbito educativo. Empezaron a realizarse modificaciones internas y externas; cada una de las piezas que la conformaban empiezan a sufrir modificaciones para que su practicidad fuese más utilitaria. Se implementaron programas, como procesador de texto y bases de datos con el fin de abastecer las computadoras con herramientas necesarias para el desarrollo de la educación en ambientes meramente didácticos.

por Estefanía García Sedano